ENEAGRAMA DE LA PERSONALIDAD: ENEATIPO 2

Resumen – descripción de las características del eneatipo Dos – 2 :
También llamado el ayudador, el seductor, el don Juan, el buen amigo, el anfitrión, el orgullo.

El eneatipo Dos pertenece a la triada del “Sentimiento”, o “Emocional” o de la “Imagen”.
Este estilo de personalidad destaca por su imagen amable y seductora, le gusta ayudar a los demás y sentirse imprescindible pues necesita sentirse necesitado, incluso descuidando sus propias necesidades para complacer a otros, con la secreta esperanza de que será correspondido sin tener que pedir.
Su mensaje oculto es: “te doy para que me quieras”. Cuando el balance entre lo que da y lo que recibe no está equilibrado, el eneatipo Dos se siente explotado y decepcionado. Sin embargo, también se sirve de la manipulación encubierta para obtener sus resultados deseados.
Actitudes* genéricas del eneatipo Dos: 
  • Mí auténtico interés por los demás hace que me involucre profundamente con ellos, con sus esperanzas, sus sueños y necesidades.
  • Me resulta natural ser amistoso; entablo conversaciones con facilidad y me tuteo con todo el mundo.
  • He descubierto que las personas reaccionan con simpatía cuando les presto atención y les doy aliento.
  • No puedo ver un perro extraviado en la calle sin desear llevármelo a casa.
  • Me siento bien por ser una persona considerada y generosa.
  • Me cuesta creer las muchas cosas que he hecho por la gente, pero me molesta mucho que no den señales de darse cuenta o de que les importe.
  • Es cierto que suelo hacer más por los demás de lo que debiera; doy demasiado y no pienso en mí lo suficiente.
  • Con frecuencia me sorprendo intentando conquistar a las personas, sobre todo si al principio se muestran indiferentes a mi.
  • Me produce una alegría especial recibir en casa y atender a mis amigos y familiares.
  • Sé ser amable y sustentador, pero hay en mí más dureza de la que se podría suponer.
  • Soy capaz de expresar mis sentimientos por las personas con más franqueza que la mayoría.
  • Hago un esfuerzo especial por saber qué les pasa a las personas que quiero.
  • Me considero algo así como un «sanador de corazones rotos».
  • Con frecuencia mi salud y mi economía han sufrido debido a que antepongo las necesidades e intereses de los demás a los míos.
  • Me encanta desvivirme para que las personas se sientan acogidas y apreciadas.
(*Extraídas del libro “La Sabiduría del Eneagrama”,
Russ Hudson y Don R. Riso. Urano, 2001)
Resumen los niveles de salud del eneatipo Dos :
Sanos (en su mejor estado). Los Tipo Dos sanos son capaces de mostrar mucha empatía, son compasivos y manifiestan una gran sensibilidad con y por los demás. Son muy cariñosos y se preocupan por las necesidades ajenas. Son sinceros, afectuosos, condescendientes y atentos; desempeñan un rol paternal que les permite ver lo bueno en los demás. El servicio es importante, sin embargo, también consideran esencial cuidar de sí mismos; asimismo, son muy entregados y serviciales. En su mejor estado: se vuelven profundamente desinteresados, desprendidos y altruistas; ofrecen amor incondicional sin expectativas de retribución. Sienten que es un privilegio estar en la vida de los demás.
Promedio (lo más habitual). Los tipo Dos promedio desean estar cerca de los demás para poder complacerlos y de tal manera se vuelven muy amistosos, capaces de demostrar sus emociones, efusivos y llenos de “buenas intenciones” respecto a todo. El “amor” es su valor supremo y hablan todo el tiempo de él. Llegan a ser excesivamente íntimos, demasiado solícitos e intrusos: necesitan ser necesitados por lo que interfieren demasiado en la vida de los demás con el pretexto de ser un “amigo cariñoso.” Desean que las personas dependan de ellos; cuando dan algo, esperan siempre algo a cambio y con frecuencia mandan dobles mensajes. Cada vez más engreídos y presumidos, se sienten indispensables (mientras sobrestiman lo que hacen por todo el mundo) y sienten que todos los demás les deben por lo que han recibido. Navegan por el mundo con aires de superioridad y se tornan arrogantes y despóticos. Los tipo Dos promedio esperan que todo el tiempo se les agradezca y se les honre por su bondad. Pueden convertirse en hipocondríacos o desempeñar el papel de mártires debido a sus buenas obras a favor de los demás.
Insano (en su peor estado) Al sentirse poco apreciados, Los tipo Dos malsanos se resienten y se quejan con amargura. Se engañan en extremo respecto a sus motivos y a sus actitudes agresivas y egocéntricas. Son individuos manipuladores que funcionan sólo en beneficio propio destruyendo con alevosía a la gente y explotando su culpa y sus debilidades. Comienzan a hacer observaciones despectivas y humillantes; poco a poco se vuelven coercitivos y dominantes; sienten que tienen derecho a obtener cualquier cosa que deseen: el pago de viejas deudas, dinero, favores especiales. Son capaces de racionalizar y justificar cualquier cosa que hagan ya que se sienten víctimas y objeto de abuso por la ingratitud de los demás.

 La pasión dominante del eneatipo Dos: El ORGULLO

2 - orgullo



Fuente: https://eneagramadelapersonalidad.com/descripcion-de-todos-los-estilos-de-personalidad/eneatipo-2/ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario