No hacer



A veces el proceso de transformación parece paradójico porque hablamos de lucha y esfuerzo y también de permitir, aceptar y relajarse. La resolución de estos aparentes opuestos está en el concepto de «no hacer». Una vez que entendamos el «no hacer» veremos que el verdadero esfuerzo es relajarnos en una conciencia mayor, de modo que podamos ver las manifestaciones de nuestra personalidad. No actuando según nuestros impulsos automáticos ni reprimiéndolos comenzamos a entender qué los hace surgir. No actuar según los impulsos crea aberturas a través de las cuales vislumbramos lo que pretendemos realmente; esos atisbos suelen ser nuestras lecciones más importantes.

Fuente del texto: La Sabiduria del Eneagrama. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario