Salmos 54

54 Oh Dios, sálvame por tu nombre,
Y con tu poder defiéndeme.
Oh Dios, oye mi oración;
Escucha las razones de mi boca.
Porque extraños se han levantado contra mí,
Y hombres violentos buscan mi vida;
No han puesto a Dios delante de sí. Selah
He aquí, Dios es el que me ayuda;
El Señor está con los que sostienen mi vida.
El devolverá el mal a mis enemigos;
Córtalos por tu verdad.
Voluntariamente sacrificaré a ti;
Alabaré tu nombre, oh Jehová, porque es bueno.
Porque él me ha librado de toda angustia,
Y mis ojos han visto la ruina de mis enemigos.


Reina-Valera 1960 (RVR1960)

No hay comentarios:

Publicar un comentario