UNA PRECIOSA FACTURA





Cierta tarde un pequeño se acercó a su madre, que preparaba la cena en la cocina, y le entregó una hoja de papel en la que había escrito algo. Después de secarse las manos y quitarse el delantal, ella leyó lo que decía la nota: 


Cortar el césped del jardín............ $15.00

Limpiar mi cuarto esta semana ...... $5.00 

Cuidar de mi hermano .................... $5.00 

Ir a la panadería .............................. $0.50 

Sacar la basura toda la semana ....... $2.50 

Libreta con buenas calificaciones $50.00 

Limpiar el patio .............................. $5.00 

TOTAL ADEUDADO ................. $83.00 

Al terminar la lectura, la madre miró con seriedad al chico mientras él aguardaba expectante. Y sin decir palabra, ella tomó un lapicero y en el reverso de la misma hoja anotó: 


Por llevarte nueve meses en mi vientre y darte la vida .................... NADA 


Por tantas noches de desvelos, curarte y orar por ti ........................ NADA 


Por la alegría y el amor de nuestra familia ............................... NADA 


Por el temor y las preocupaciones cuando enfermabas ........................ NADA Por comida, ropa y educación ....... NADA 


Por tomar tu mano y darte apoyo ............................................. NADA 


Cuando el niño terminó de leer lo que ella había escrito, tenía los ojos llenos de lágrimas. La miró a los ojos y le dijo: —Te quiero, mamá. Luego tomó el lapicero y escribió con letra muy grande en el papel: “TOTALMENTE PAGADO”. ¿Por qué reclamamos derechos que no concedemos a los padres? ¿No es muy clara la diferencia entre las “co-sas” y el amor?







No hay comentarios:

Publicar un comentario